• diciembre 7, 2021

Este año, el gobierno chileno ha deportado en cinco vuelos a 547 inmigrantes de Venezuela, Colombia, Bolivia y Perú. Hay 15 vuelos contratados para expulsar a cerca de 1.500 migrantes en 2021.


El Espectador de Colombia


Para muchos ciudadanos de la región, Chile es el “sueño latinoamericano”. Por eso, aunque les cierren las puertas, venezolanos, peruanos, haitianos y, en cuarto lugar, colombianos siguen arriesgándose a cruzar las fronteras de ese país suramericano, a pesar de saber que muchos migrantes han sido detenidos, judicializados y expulsados sin contemplación.

Las autoridades chilenas deportaron este miércoles a 77 extranjeros, entre presos y migrantes irregulares de Perú, Bolivia y Venezuela, principalmente, en un nuevo vuelo de expulsión. Es la quinta deportación masiva de migrantes durante 2021. En los tres vuelos de este año Chile expulsó a 185 migrantes venezolanos —mayor comunidad extranjera en el país y principales protagonistas de la ola migratoria irregular en Chile en los últimos años—, 105 colombianos, 99 bolivianos, 26 dominicanos, 24 peruanos y 31 de otras nacionalidades, según datos oficiales.

De acuerdo con cifras publicadas en la prensa chilena, hasta la fecha van 547 personas deportadas desde Chile vía aérea. Durante 2020 fueron expulsados 1.365 extranjeros, pero este año la meta es más alta, de acuerdo con Juan Francisco Galli, subsecretario de Interior chileno, quien anunció que “se pretende sacar del país a unas 1.500 personas extranjeras, que serían embarcadas en quince vuelos contratados especialmente para tal efecto”.

¿Por qué Chile los expulsa? Todo se hace en el marco de una nueva ley de migración, tramitada durante ocho años, y aprobada el pasado mes de abril, luego de la crisis migratoria que se generó en Colchane (frontera con Bolivia), cuando la población local se vio superada por los migrantes. Entonces, el gobierno de Sebastián Piñera aceleró la implementación ante los reclamos de sectores políticos y de la ciudadanía chilena. “El objetivo es poner orden en nuestra casa a través una política ordenada, segura y regular y permitir la migración legal y combatir la inmigración ilegal”, explicó el mandatario.

Y aunque antes de la nueva ley, el 10 de febrero un primer vuelo de la Fuerza Aérea de Chile sacó a 138 extranjeros, los vuelos de expulsión se han hecho más frecuentes desde hace cuatro meses y todo se aceleró en las semanas recientes. En mayo, el periódico La Tercera reveló que se había firmado un convenio con la aerolínea SKY para realizar al menos quince vuelos con hasta 180 pasajeros a bordo. Esto, con el fin de concretar la expulsión de cerca de 2.700 migrantes durante este año, con lo que compañía recibirá más de US$750 por cada extranjero expulsado, en un contrato que supera los US$2 millones. Van cuatro vuelos fletados.

Para Macarena Rodríguez, presidenta del Directorio del Servicio Jesuita de Migrantes, estas cifras reflejan un objetivo perverso de haber transformado el proceso de control migratorio en una carrera por cumplir las metas de expulsiones trazadas por el gobierno de Sebastián Piñera.

Fuente: https://www.elespectador.com/mundo/america/por-que-la-expulsion-masiva-de-inmigrantes-de-chile/