• octubre 15, 2021

“La experiencia con la migración venezolana ayudará a Colombia”, Lucas Gómez


El gerente de Fronteras de Colombia, Lucas Gómez, habló sobre la situación actual en los pasos fronterizos. La experiencia en la respuesta a la migración venezolana ayudará a Colombia a atender otras crisis futuras.


Matias Delacroix


Colombia no ha sido la causa ni el origen de la migración irregular en la región, como bien advierte el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa. Sin embargo, al ser uno de los principales países para el tránsito de migrantes, las autoridades colombianas han debido trabajar constantemente en la adopción de estrategias para que este fenómeno no se salga de sus manos.

En Necoclí, donde se originó la última crisis migratoria en las fronteras colombianas, la situación parece ir en mejora. Migración Colombia informó el miércoles que luego de tener una población de 12.000 migrantes varados en el municipio antioqueño, ahora hay poco más de 3.000 que permanecen en la zona. La normalización, aunque aún no es total, es producto del trabajo conjunto con las autoridades de Panamá, pero sobre todo de la experiencia que ya tiene el país en el trato de la migración.

Las lecciones, tras este caso, son las mismas: urge la cooperación entre instituciones a escala regional, la ayuda de los países destino en el norte del continente y el fortalecimiento de las normas para enfrentar a las organizaciones criminales que se aprovechan de la vulnerabilidad de los migrantes que se movilizan de manera irregular.

Lucas Gómez, gerente de la frontera con Venezuela, da un parte de tranquilidad sobre la situación en las fronteras colombianas. El trabajo conjunto con las Fuerzas Armadas y las autoridades departamentales luce reforzado, según cuenta, y por eso los planes de contingencia se producen con mayor agilidad.

Usted acompañó a la vicepresidenta y canciller Marta Lucía Ramírez al encuentro en Panamá. ¿Qué pasó en esa reunión?

Esa reunión, de nivel ministerial, organizada por nuestra vicepresidenta y canciller, tuvo como objetivo alinearnos con el país receptor de esa población que está pasando vía Necoclí, la cual es una preocupación constante del país. En Panamá hicimos un trabajo para atender las condiciones de esta migración, que se diferencia considerablemente de la migración venezolana, porque esta última tiene vocación de permanencia en casi un 70 y 80 % de los ingresos al país, y la migración haitiana, cubana e incluso continental es una que tiene vocación de llegada a países en el norte, como Estados Unidos y Canadá. Esa reunión permitió que miráramos las visiones y buscáramos soluciones conjuntas. La conclusión, como manifestó la vicepresidenta en rueda de prensa, es que el liderazgo regional, de un problema regional, porque no solo ocurre en Colombia y Panamá, tiene que tener una visión conjunta para resolver cómo gestionar esa migración.